Micro-Relatos 1: Diario de Henry W. Jones

por | 14/03/2018

5 de Marzo

Comienzo este Diario de Campo para relatar los días más importantes en la investigación que estoy llevando a cabo. Pero dejad que me presente: Mi nombre es Henry Walton Jones, tengo más de tres décadas vividas, y mi compañero de viaje se llama Indie. Indie es un Furfrou bastante peculiar, pues no solo tiene un olfato increíble, sino que también su pelaje es negro, a diferencia del resto de su especie. Entre los dos llevamos un gran camino a nuestras espaldas, pero no por ello dejamos de recorrer el mundo con el afán de saber toda la verdad sobre la historia de la humanidad.

Se preguntarán, ¿Qué hace un historiador y paleontólogo como yo acompañado de un Pokémon tan peculiar? La razón es sencilla. A mis quince años de edad encontré a Indie perdido en medio de ciudad Luminalia, la ciudad que me vio nacer. El pobre estaba hambriento y solo, además de que era un pequeño cachorro, así que decidí llevarlo a al centro Pokémon y llamar a la policía desde allí. Pasaron un par de días, y no encontraron a la familia del pequeño Indie, así que decidí llevarlo a mi casa. En aquel entonces no me di cuenta, pero yo acababa de hacer algo que la humanidad llevaba haciendo milenios, y era ayudar a un Pokémon que lo necesitaba. Si les soy sincero, le llamé indie porque era un Furfrou alternativo. Un chiste muy tonto sobre música.

Si también les presento a Indie, es porque gracias a él he logrado el mayor de mis descubrimientos, un pequeño grabado en roca sobre la guerra que asoló a Kalos hace más de tres mil años. No parece mucho, pero según hemos podido entender, el grabado describe a un Pokémon legendario, que podría tener que ver con el arma definitiva. Mi investigación se vio ensombrecida cuando ocurrieron los sucesos de pueblo Crómlech, donde encontré la placa. Aquel hombre, Lysson, liderando el team flare puso en comprobación mi pequeño descubrimiento.

Puesto que mi mayor descubrimiento había sido demostrado de una manera tan catastrófica, decidí emprender un nuevo viaje sobre una pregunta que me llevo preguntando varias semanas. Todo viene a raíz de uno de los sucesos más impactantes que ha vivido la raza humana, y es la aparición de Rayquaza y la destrucción de aquel meteorito que amenazaba con la destrucción de la sociedad tal y como la conocemos. Está claro que Rayquaza no siempre ha estado para defender a la humanidad, y que la antigua leyenda de Groudon y Kyogre ha sido parcialmente confirmada tras todos los sucesos recientes en Hoenn. La gran pregunta es, ¿Cómo la humanidad ha logrado prosperar con tanta adversidad? Tanto Groudon como Kyogre asolaban la tierra con climas inhabitables, ¿Çómo es posible que el ser humano haya sobrevivido a eso tanto tiempo, si Rayquaza solo ha aparecido en contadas ocasiones? ¿Groudon y Kyogre son Pokémon hibernantes, o existe una manera por la cual hemos prosperado y la desconocemos? Porque, ¿Cómo es posible que los humanos pudieran sobrevivir en un entorno donde los Pokémon prehistóricos que conocemos se hayan extinguido?

Es por ello que pongo rumbo a Hoenn, a investigar el mito de Groudon, Kyogre y Rayquaza. Necesito informarme más sobre esto, pues dudo mucho que Groudon y Kyogre estuviesen durmiendo desde que se extinguieran los pokemon prehistoricos hasta que los seres humanos se desarrollasen al completo. Hay demasiados miles de años de letargo. Espero que alguien del clan meteoro sea capaz de aclararme esto.

Será un viaje largo, y aunque debería ir ligero de equipaje, llevo bastantes cosas. Mi cámara fotográfica, mis cuadernos, y un par de libros, además de las distintas cosas normales y lógicas. Entre los libros que traigo, traigo un pequeño recopilatorio sobre las leyendas antiguas de cada una de las regiones de este mundo, escrito por Adam Walter hace casi más de 100 años. Pese a conocer las leyendas, quizás se me escapen cosas de ellas, y por ello debería volver a leerlas.

Vivimos una época un poco alocada. A mi memoria me vienen recuerdos de todos los sucesos extraños que han ocurrido. Desde el portal que se abrió en la cima del monte corona, hasta las imágenes filtradas de la prensa sobre aquel pokémon del espacio. Históricamente, estudiando los hechos de la humanidad, cuando más revuelta está, más fácil es ver el origen de todo.

Tengo la sensación de que es allí donde me aventuro.

Micro-Relatos 1: Diario de Henry W. Jones

Foto desde el avión, rumbo a la región de Hoenn, a ciudad Portual.

 

6 de Marzo

Ha sido un viaje largo, pero al fin me encuentro en ciudad Portual. Creo que el jet lag me va a durar días, pero eso no me impide trabajar. Al llegar a Portual, a Indie y a mi nos recibió allí una eminencia de la ciencia, Máximo Peñas, el cual había sido campeón de la liga antaño. Supongo que no se puede ser el mejor entrenador y uno de los mejores geólogos del mundo a la vez.

Tras una larga conversación con él, me contó el mito de Rayquaza según un buen amigo suyo del clan meteoro, el líder de gimnasio Plubio. Por lo visto, Rayquaza no solo había salvado el mundo dos veces, sino tres para ser exactos. Una primera a manos de Groudon y Kyogre, y las dos siguientes de un gran meteorito. Pero a mi la que me interesaba era la primera. ¿Qué hizo a Rayquaza ayudar a la humanidad? Y sobre todo, ¿por qué en ese momento y no antes? ¿Antes Groudon y Kyogre no estaban despiertos? ¿O no habían nacido aún?

Evidentemente Máximo no supo responderme a esas preguntas. Si preguntando se hubiese resuelto todo, no habría misterio que resolver. Según Máximo, hay vestigios de humanidad en Hoenn desde hacía más de 5.000 años, según la prueba de carbono 14 que se llevó a cabo en las pinturas rupestres de la cueva Granito. ¿Qué había sido de la humanidad hace 5.000 años? Las especies necesitan evolucionar, y está claro que el ser humano no habia aparecido porque si. Tenía que haber alguna explicación. Fue ahí cuando entraron en juego dos objetos que desconocía en su totalidad.

Al parecer, para que Groudon y Kyogre puedan alcanzar su estado primigenio, deben poseer el Prisma rojo y el Prisma azul respectivamente. Eso les permite canalizar toda la energía que poseen. Por lo que, antes ambos primas pertenecían a ambos Pokémon, y Rayquaza fue quien les separó de ellos. O eso, o ambos Pokémon encontraron al mismo tiempo su fuente de energía y lucharon por preservar esa energía, idea que me cuadra menos. Si tanto apego tienen a esa energía, es porque les pertenece. Máximo, muy amablemente me dijo que me acompañaría al Monte Pírico, donde se encontraban originalmente estas dos piezas.

Quizás el saber desde hace cuanto están ahí, me indique algo. O quizás no, quizás llegasen ahí después de que Rayquaza tranquilizase a ambos pokemon. En cualquier caso, no es mal lugar para continuar la investigación.

A Indie le encantan los cementerios. ¿Será porque es tipo normal y no teme al tipo fantasma?

Foto de la playa de Ciudad Portual, donde pasamos el resto del día.

Foto de la playa de Ciudad Portual, donde pasamos el resto del día.

Anterior Micro-Relato: MicroRelatos Pokémon: Presentación

Deja un comentario